Ana Patricia Palacios • Identidad, Arte de Mujer • Diners # 417

BY MARÍA MARGARITA GARCÍA • DECEMBER 24, 2004

Como si se estuviera ante un diario, Ana Patricia Palacios tomó el lápiz para dibujar dejando en el papel la espontaneidad y la emoción propias de los trazos rápidos. Expresó los problemas de identidad en medio de un mundo globalizado y la individualidad del ser humano a través de la fineza de la línea calibrada para intuir la fuerza o el gesto. "Me parecía importante mostrar los dibujos que son obras terminadas y que me han servido para desarrollar una idea. Aunque los he expuesto en otro países, es la primera vez que los exhibo en Colombia".

 

 
 


Sus trazos definidos permiten percibir la energía en cada una de sus obras figurativas en las cuales funde los sentimientos desarrollados en la vida del ser humano. `Si me refería al ser como individuo quería que se manifestara por medio de la acción y de los gestos en los cuales se reflejan sentimientos como la tristeza, el dolor, la alegría, las dudas, la calma. También he ahondado en la soledad que pertenece al individuo y no al sufrimiento. Se trata de mostrar el ser humano como es", dice. Así se sumerge de nuevo en un tema que trata de responder a sus interrogantes, los que la inquietaron desde niña cuando miraba a su hermana gemela y veía su misma apariencia. Sabía que era un ser único e irrepetible, tenía su propia personalidad y luchaba para ser observada en su individualidad. Logró quitar, capa a capa, su propia piel hasta llegar a lo fundamental, y a partir de ahí ha enfatizado en la lucha constante de los dobles y de las minorías.

En sus dibujos se advierte como fondo una base con masilla acrílica que permite ligar el dibujo y la pintura, técnicas que han surgido de fotografías y recuerdos y con las cuales se ha adentrado en la identidad. "Mi obra se basa en fotografías, ya sean tomadas por mí, o de álbumes o de periódicos". Sin embargo no se habían constituido en el resultado final de su trabajo hasta el año pasado, cuando forma ron parte de la instalación realizada para el Premio Luis Caballero. Ahora vuelve a mostrarlas como un medio para detenerse en la dualidad; así un par de muñecos, de máquinas de coser, de cámaras de fotografía, penetran en lo cotidiano. "Los objetos son la repetición de los dobles y signos de pertenencia, y dentro de este contexto son únicos".

Entre la dualidad, la identidad y la individualidad se debaten las obras de Ana Patricia Palacios, que con su trazo definido y la ausencia de color ahonda en un tema que trasciende lo autobiográfico para situarse en las inquietudes del ser humano