ANA PATRICIA PALACIOS • "Cuestión de identidad'', Diners No. 401

BY MARÍA MARGARITA GARCÍA • Revista Diners • August 2003

En un mundo globalizado como el actual, la diferencia marca la pauta. Ana Patricia Palacios, a partir de su propia experiencia, ha ahondado en el tema de la dualidad y de la identidad. Desde que era niña miraba a su hermana gemela como si estuviera ante un espejo. Ahora permite al espectador descubrir el universo de Lewis Carroll, que crea una nueva realidad y devuelve la mirada transformada para dar espacio al análisis. Para ello se apropió de medios como el vídeo y la fotografia: "Es una obra en la que estoy presente. Aunque en mis trabajos anteriores había sido protagonista, nunca lo había hecho de una forma tan evidente".

A partir de su autobiografía llega a la esencia. Dos grandes pantallas de vídeo se refieren a la edad adulta de la gemelidad, que aborda mediante la sobreposición de imágenes en movimiento hasta conseguir la similitud. "Sigo cuestionando el problema de identidad donde saltan a la vista la exactitud y el parecido". Allí se advierten primeros planos en los que los ojos, el pelo y la piel encajan simétrica mente como si se tratara de un prototipo. Se aprecia la transparencia de la piel hasta percibir el correr de la sangre como hilo conductor de los seres idénticos. Entre tanto, las fotografiar captan objetos dobles que apuntan a la niñez de los seres idénticos y se convierten en símbolo de dualidad. Así, un par de muñecos, de máquinas de coser, de cámaras de fotografía, trascienden lo cotidiano. "Los objetos son la repetición de los dobles de los dobles. Por lo tanto, no son objetos hechos en serie, sino signos de pertenencia", afirma la artista.

Estos interrogantes la inquietaron desde niña cuando miraba a su hermana gemela y veía su propia apariencia. Sabía que era un ser, único e irrepetible, tenía su propia personalidad y luchaba para ser observada en su individualidad. Gradualmente logró quitar capa a capa su propia piel hasta llegar a lo fundamental y a partir de ahí, en la última década, ha creado obras con las cuales enfatiza en la lucha constante no sólo de los` seres dobles, sino de la mujer y su;' problemática de identidad.

Así`' retoma el concepto de memoria como herramienta del presente. Ana Patricia Palacios aborda este concepto en las pinturas de los últimos cinco años, que mostrará desde el 15 de septiembre en el Museo Sofía Imber de Caracas (Venezuela), donde se apreciarán series como Macetas, en las que expresa su visión sobre la naturaleza muerta; y A puño limpie, donde ahonda en la identidad y en la condición humana, temática desarrollada en obras que llevará en octubre a la Galería Bodin Lebon de París.