Ana Patricia Palacios • Todo está dicho por el cuerpo • El Espectador

Por ANA MARÍA DURÁN OTERO • March 19, 2006

Los gemelos, seres idénticos dobles, una minoría desconocida que causa cierta curiosidad y extrañeza entre la gente, despertó el interés de la artista antioqueña Ana Patricia Palacios hace muchos años, convirtiéndose en tema fundamental para su trabajo a inspiración artística.

La colección de 20 pinturas sobre lienzo, 30 dibujos y 15 fotografías que expone en lagalería Casas Reigner en Bogotá, titulada Absurdos Paralelos intenta, sin embargo, ir más allá del fenómeno presente entre lo doble, centrándose específica mente en sus inquietudes por el individuo: sus miedos, sus experiencias, sus extravagancias, sus anhelos.

"Aunque desde hace mucho tiempo llevo trabajando el tema de la dualidad, esta exposición es testigo de la evolución de mi trabajo hacia las particularidades del individuo dentro de lo cotidiano", comenta la artista.

Por medio de la línea del dibujo, Ana Patricia Palacios trabaja situaciones y movimientos que crean una ambientación dentro de la misma obra, en donde el individuo, a través de sus gestos y posturas, se convierte en el personaje principal dentro de su propia cotidianidad.

"Mi interés radica entonces en la gestualidad del individuo dentro de lo cotidiano y en tratar de demostrar el dramatismo que transmite cualquiera de los personajes a través de su cuerpo. En ninguno de los dibujos o de las pinturas hay una escenografía que lo sitúe en ninguna parte en particular, ya que, para mí, eso deja de ser importante dentro de la obra", afirma Palacios, señalando uno de sus dibujos titulado La espera.

TODOS SOMOS PAYASOS 

Problemas existenciales como el conformismo y el inconformismo, la felicidad o la tristeza se retratan en cada una de las pinturas y dibujos a través de la nariz roja y redonda del payaso, clown, como símbolo para representar esa situación burlesca y muchas veces absurda de ciertas situaciones del día a día: la eterna espera del enamorado, la ridiculez del romántico o la continua discusión de la pareja.

Absurdos paralelos I es la ridiculización del comportamiento humano dentro de su propia realidad y una reflexión sobre su incapacidad de ser feliz. "Yo no trato el humor en mi obra, simplemente es una burla de no atreverse a romper esas reglas absurdas impuestas porque sí", concluye la artista.

Por ello, no cabe duda de la correspondencia de muchos de los payasos protagonistas de sus trabajos con los visitantes de la galería. Según Ana Patricia Palacios, uno de los dibujos titulado La pareja, donde se muestra una mujer y un hombre sentados en la misma cama pero cada uno volteado por su lado, es uno de los más comentados por los espectadores. "Muchos se ven reflejados con algunos de mis dibujos y se dan cuenta de lo ridículo y de lo cómico de sus acciones".