Ana Patricia Palacios • Vida Doble - Revista Caras

ANA PATRICIA PALACIOS • February 3

Para mí la pintura es un medio de expresión, a través del cual puedo comunicar diferentes problemáticas al espectador". En su más reciente exhibición, en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía ímber, titulada Dualidades, Ana Patricia explora el fenómeno de los seres dobles en diferentes series de pintura. Esta temática comenzó a desarrollarla hace aproximadamente seis años cuando, después de trabajar series de objetos, naturalezas muertas y paisajes, decidió concentrarse en la figura humana. El concepto de los seres dobles, o la dualidad, surgió a raíz de su propia condición de gemela y cómo el hecho de que exista otro ser idéntico a uno puede cambiar la manera de relacionarse con el mundo y con los demás.

Inicialmente Ana Patricia consideró que este tema era demasiado personal así que empezó con dibujos muy tímidos, que se convirtieron en punto de partida para una extensa obra llena de simbología con un mensaje profundo y contundente. Ella encontró un elemento catártico en el arte y a través de sus pinturas halló la manera de expresar esta problemática existencial que hasta ese momento no había podido exteriorizar. En su imaginario fueron apareciendo las niñas idénticas, los vestidos rojos que se repiten, muñecos iguales y diversas memorias de la infancia directamente relacionadas con el tema de los mellizos.

La técnica y la estética se convirtieron en un medio importante para expresar y hacer entender a la gente ese mundo tan particular de los seres dobles y las dificultades que con lleva. La soledad y el conflicto constante por mantener una identidad propia ante el mundo. "Represento lo que significa la presencia de dos personas iguales en este mundo. He tratado de crear un impacto fuerte y transmitirlo a través de una estética austera".                                                                 Marcela Ramírez, quien ha estudiado y seguido la trayectoria de Ana Patricia, dice: "En este proceso creativo, cuerpo, tiempo, espacio y pintura se hacen mínimos y elementales. La maestría en su oficio permite a la artista lograr un máximo de expresividad con una concentración y depuración de recursos. Su pintura puede volverse piel, ese límite abierto, esa última capa que recubre el amasijo de venas, carne y huesos que somos. Piel y pintura son materialidades que en su obra coinciden: huellas pastosas del material húmedo sobre la tela, texturas, empastes y color lo sugieren con vigor".

En las series de dualidades casi siempre encontramos a dos figuras idénticas enfrentándonos, enfrentándose o dándonos la espalda, por lo general sobre un fondo blanco, muy limpio y escueto. Las figuras (cuerpos femeninos) están en el centro y en su entorno no hay referentes geográficos o de espacio, sólo vacío, lo que transmite esa dificultad de relacionarse, esa soledad que acompaña a los gemelos, dos seres idénticos que deben luchar por ser únicos ante el mundo. Esta falta de referentes también hace una clara alusión a la universalidad de este fenómeno y al hecho de que son una minoría por más que haya millones de gemelos en el mundo. Y así como con sus boxeadoras Ana Patricia explora el tema de la 'lucha' por la individualidad, el tema de las minorías lo desarrolla con las series de las Geishas, "que son una minoría que también sufre del problema de identidad", y de los Personajes, "inspirados en la tipología africana pero cuyo origen real son las desplazadas por la violencia".

En sus cuadros el color, o la falta de él, se convierte en símbolo. "Utilizo mucho el rojo, que es representativo de la sangre. En este caso cambió los códigos y la sangre se refiere a la hermandad, a la consanguinidad, es el ente transmisor que une. No es un símbolo de violencia". El dibujo es muy importante en la obra de Ana Patricia y éste, según ella, no requiere mucho color, por eso la paleta cromática es limitada y los tonos que utiliza son un medio para transmitir un concepto específico.

Con miras a profundizar su investigación el año pasado comenzó a incursionar en otros medios, como el video y la fotografía, en los que los sujetos de la obra son ella y su hermana. En este caso Ana Patricia es la protagonista y pierde el anonimato inherente en el dibujo y la pintura. El desarrollo del mismo tema con diferentes medios le ha permitido ampliar el espectro de su discurso y permear nuevas esferas dentro del mundo del arte. "Yo puedo seguir trabajando esta temática de manera indefinida porque es una obra que me llega profundamente"