Santiago Picatoste

Santiago Picatoste • "Debaten sobre el estado del arte" • EN PALMA

El crítico de arte Biel Amer, el galerista Ferran Cano y los artistas Rafa Forteza y Santiago Picatoste analizan el estado del arte en Mallorca. 

Ferran Cano, que interviene de manera virtual y no paralela, participa sólo en algunas fases del debate. 

Santiago Picatoste: En provincias no se puede pedir peras al olmo. ¿Pero cuándo la gente va a empezar a cambiar esto? Porque aunque estemos en Mallorca, hay galerías y artistas que podrían ser importantes. ¿Estamos jugando en primera o en segunda?... 


Rafa Forteza: El problema no es Mallorca, sino que España no pinta nada en el mercado del arte, por mucho que nos quieran vender lo contrario. 
SP: Porque así lo hemos hecho. 
Ferran Cano: Y eso que aquí, dentro de lo malo, por nuestra situación socioeconómica y geográfica, somos un lugar al que viene más gente interesante del mundo del arte que a otros sitios de España. 
RF: Pero Mallorca, España, quieras que no somos un pueblo, unos acomplejados en el fondo. 
FC: El eje está perfectamente marcado: Nueva York, Londres, Berlín. Y todo lo que se salga de ahí no cuenta para nada. Desgraciadamente Warhol tuvo razón cuando dijo que “el arte es el mercado”. Y la tiene Julian Schnabel, cuando dice que “el mercado impone mucha basura”. Aún así, hay gente de una calidad impresionante. 
SP: Parece que aquí las galerías no están muy unidas que digamos. 
Biel Amer: Hay varias asociaciones de galeristas, ¿no? 
SP: Ahí está. Y yo no digo que compartan agenda de clientes, pero sí que tengan un enfoque de futuro, porque lo contrario perjudica a los artistas. Mira Chelsea en Nueva York, por ejemplo, hay una galería al lado de la otra y eso les da fuerza. 
BA: El otro día leí que había abierto la galería número trescientos ahí. Pero aquí, en Mallorca, yo creo que las galerías venden, siempre han vendido bien. El problema es el mercado, que está imponiendo demasiado una ley que no sé si es buena para los artistas. Desde luego, para los críticos de arte es nefasta. 
SP: Hay artistas que están muy apoyados por las críticas y a lo mejor esa crítica no es tan coherente. 
RF: Aquí en Mallorca, y en todo el mundo, hay artistas a los que tendrías que preguntarles a sus hígados cuántos martinis y cuántas fiestas les ha costado llegar al lugar que ocupan. 
BA: Hoy en Mallorca el arte está muy cogido por la mano de los galeristas, que son las que deciden quien expone y quien no. Ellos son los que cortan el bacalao. 
SP: ¿Qué os parece lo de Art Cologne en Palma? 
BA: Yo creo que puede ser interesante, sobre todo porque sitúa a Palma a nivel europeo. 
SP: Pero lo que hay que ver es la repercusión. 
RF: Todo evento es interesante para jugar, así hagas una feria de orquídeas. La pregunta es: ¿va a repercutir en el mercado del arte a nivel local? El nombre te lo dice: Art Cologne en Palma. No es Palma la que genera una feria, sino que alguien ha elegido una ubicación para hacerla. 
BA: Piensa que viene mucho coleccionista y que los alemanes trabajan muy bien estas cosas. De entrada yo creo que es un acto muy positivo. 
RF: Lo que yo dudo es a quién va a atraer esta feria, qué coleccionistas van a venir a Mallorca cuando no salen de Europa. Yo creo que esta feria es un acto público más que otra cosa. 
SP: ¿Pero creéis que hay buenos coleccionistas de arte contemporáneo en Mallorca? 
BA: Hay buenos coleccionistas. Lo que pasa es que tener una buena colección de arte contemporáneo es caro. 
RF: Es muy difícil… 
BA: Pero hay coleccionistas que tienen una idea muy clara de lo que quieren comprar. Una de las mejores colecciones de videoarte del mundo está en Mallorca, es de un mallorquín que vive en Cala Rajada. ¿Qué quiere decir esto? Que hay gente que yo no conozco, que tú no conoces, que tiene o va haciendo una colección interesante. El coleccionista es muy anónimo, salvo aquel al que le gusta presumir. 
FC: El coleccionista mallorquín es muy clásico, la mayoría compra sobre seguro, prefiere apostar por un artista mallorquín poco conocido que por alguien de fuera que haya expuesto en Chicago, Sevilla, Ámsterdam… 
RF: Lo primero que tiene que hacer un coleccionista es definirse. Y eso no se improvisa. El coleccionista bueno viene de casta, y aquí en Mallorca casta hay muy poca. Las grandes fortunas locales son sólo de hace cincuenta años. El tiempo que se han dedicado a hacer dinero no lo han dedicado a culturizarse y asesorarse. 
BA: El problema es también interno, de las instituciones, que no generan un movimiento artístico rápido y ágil. Es difícil venderle a un patronato o a una fundación un nombre que no conoce. Arriesgarse se arriesgan muy pocos, quizás sólo en Barcelona…Y luego está lo de la amistad, la falta de criterio. Aquí hay muy poco criterio. Hay instituciones que tienen veinte cuadros de un mismo artista y ninguno de otro artista de su misma generación. 
SP: Faltan canales, medios para saber más, para dar a conocer el arte emergente, qué esta pasando de nuevo en España, tratar de culturizar a las generaciones que vienen. 
BA: Fíjate incluso cómo sufren las páginas de cultura en los periódicos, a nivel local y nacional, cada vez tienen menos espacio. Van dejando la cultura a un lado. Y eso es malo para todos
 

Santiago Picatoste • "Siguen los Nervios"

By ANNA MALAGRIDA - Se acerca la fecha del 9 de septiembre, en la que el comité ineffable de ARCO se reúne para dictar sentencia. 

Los galeristas mallorquines están que trinan, y los artistas por ellos representados, y los críticos conocidos, y los coleccionistas relacionados, no dan crédito a que en Madrid puedan tomarse decisiones de tanta relevancia-la expulsión de todas nuestra galerías, excepto una, de la feria de febrero-sólo como desplante por la feria Art/Colonia de Palma. Si la cosa es sustancial, se abrirá una crisis de enormes consecuencias, cuyo final, nefando en todo, no nos atrevemos a vaticinar. 

Cita en Copenhague. 

Para arrancar la temporada, nada mejor que una visita fugaz a la ciudad de la sirenita enana con motivo de la exposición de uno de nuestros más dinámicos artistas, cuya obra está en plena expansión. El próximo día 6 de septiembre, por la tarde, inaugura exposición con sus últimos trabajos Santiago Picatoste en la galleria Asbaek de Copenhague, una ocasión muy adecuada para seguir de cerca su trabajo y además dares una vuelta por las orillas templadas ahora del Mar del Norte. La incógnita será contrastar la acogida de esta obra, de gran aliento y color audaz, en territorio tan próximo a la cuna del frío e intellectual arte de los Bergmann y compañía. Desde aquí siempre hemos apostado por la aventura Americana para esta obra desmelenada y neoexpresionista de Picatoste, y su progression norteeuropea entraña más de un interrogante, De todos modos, y dado que los primeros pasos del artista, además de inaugurar el Espai Quatre del Casal Solleric, estuvieron ligados al centro cultural que el matrimonio Jacob y Patricia Asbaek tienen en Andratx, muy concurrido de visitantes europeos y de artistas relacionados con la galleria madre en Dinamarca, hay que deducir que se tiene ya medido el interés que la obra de este artista puede despertar allí, y de ahí que se haya materializado esta exposición, justo a las puertas de la celebración en Palma de la ya famosa feria Art/Colonia de la segunda quincena de septiembre. En todo caso, para principios de año el artista mallorquín tiene previsto hacernos caso,, y valorá a Nueva York para trabajar al menos medio año seguido en un taller que ya tiene contratado. Suerte para todas aventuras, que el éxito llegará sin duda cuando ella se sume al trabajo enorme y magnífico que está an la base de todo

Santiago Picatoste • Últimos paseos por la feria de Art Cologne • El Mundo

Bird, Francis, Torres, Sard y Picatoste están entre los imprescindibles de la cita.


By CARLOS JOVER

 Un artista que nos ha llamado la atención poderosamente con su técnica de pintura-pintura desvaída e inquietante ha sido Hans Broek (Utrecht, Países Bajos, 1965), cuya obra puede verse en el stand de la galería berlinesa Fahnermann (Hall 2, stand 69), y también en el de la holandesa Tanya Rumpff (Hall 1, stand 5). 
En el expositor de Asbaek (Hall 1, stand 16), nadie debe perderse las cuatro fotografías en gran formato de la pareja formada por Trine Søndergaard y Nicolai Howalt, una de ellas de la serie realizada en campos de nieve. La técnica de realizar diversas tomas desde el mismo punto a lo largo de un tiempo, y luego superponerlas en una sola copia, uniendo así la secuencia fílmica con la instantaneidad de la fotografía, dan un resultado, en su caso, de absoluta belleza más allá de lo que la realidad plana puede ofrecer. Una auténtica obra de altura. 

Tanto en el stand anterior como en el de la galería Xavier Fiol (Hall 1, stand 12), la última obra de Santiago Picatoste reclama la máxima atención por su potente poder de seducción y de golpeo en el centro del espíritu a la vez, fenómeno que desde sus inicios ha levantado todas las polémicas imaginables. Por cierto, en estos mismos días el artista expone también en la sede de Asbaek en Copenhague, una individual extraordinaria que ha cosechado un gran éxito en la capital danesa. 
Para terminar con la reseña de las galerías de aquí, hay que desatacar un fantástico Jim Bird en gesto rojo sobre fondo negro que muestra la galería Altair (Hall 2, stand 57) y la cada vez más valorada Amparo Sard en la Ferran Cano (Hall 1, stand 18), cuyos trabajos de puntillado sobre papel son de gran sutileza y personalidad. 


Una pequeña maravilla es el Mark Tobey colgado en el espacio de la galería alemana, concretamente de Munster, Hachmeister (Hall 2, stand 60), tal vez la pieza que uno compraría en esta feria, si estuviera en condiciones de hacerlo y sólo tuviera una opción a su alcance. A su lado, un gigantesco, para lo que nos tiene acostumbrados, Juan Uslé, siempre acertado, siempre en el lado más preciso de la maestría del genio. Naturalmente, y esto no es añadir nada al paseante entendido, los Sam Francis que abundan en este stand, de factura impecable, nos hacen creer que hemos llegado al cielo de la pintura sin coger ningún avión en la vieja terminal del aeropuerto. 
Una cita también, como triunfador, al portugués Baltazar Torres, cada día más presente en el circuito internacional, y que aquí ha sido mostrado en los stands de las galería Xavier Fiol y Mario Mauroner, con una obra cargada de significaciones y de crípticos mensajes ácidos en torno a la errática postura del ser humano respecto al medio ambiente, a la vez querido, añorado y violentado, en una suerte de amor-odio que nos conduce directos a una tragedia colosal sin vuelta atrás. 

Naturalmente, la feria cuenta con todas las grandes estrellas que se le suponen a un evento de esta relevancia: Barcelós, Picassos, Soulages, Kiefers, etc., pero citar a las grandes estrellas es perder un poco el tiempo, pues ya se supone que saben brillar ellas mismas por sí solas. Como última curiosidad, en la foto que ayer reproducía el periódico con Pilar Citoler, nueva presidenta del Patronato del Museo Reina Sofía, como protagonista, aparecía en el trasfondo una obra del artista de Pollença Amador. ¿Razón? 


Pues sí, es la última adquisición del Patronato, realizada precisamente en la feria de Palma. Enhorabuena, y que sirva todo esto para que la feria entre de verdad en el circuito internacional, y coja la fuerza que ya ha apuntado en la primera edición que se merece el sector artístico balear, cuyo dinamismo reclama con todo derecho un lugar preferente en el mundo del arte

Santiago Picatoste • A caballo entre Nueva York y Madrid Picatoste disgrega el contorno • Arte

By R. C • February 2, 2007

El artista mallorquín Santiago Picatoste (Palma, 1971) expone actualmente y hasta el 6 de octubre en la Galería Asbaek de Copenhague. 

Dentro de su línea grafista en la que lleva trabajando el motivo floral desde hace varios años, presenta en esta ocasión una obra más depurada. La forma se diluye e el blanco de la tela y el color va perdiendo presencia. La color se descompone expandiéndose por la tela como si de goteo se tratara. Un juego entre lo nítido y lo brumoso, lo limpio y lo sucio, un binomio que se aleja de las referencias más grafistas para expandirse fuera de la tela. 

A caballo entre Nueva York y Madrid, Picatoste disgrega el contorno en la superficie en un acto de expansión y de unión de materiales que parece transgredir más allá de su línea figurativa para entrar en la total abstracción. 

La transformación de la flor se dirige hacia la unión total de la luz, la forma y el color.

Santiago Picatoste • Diez puntos rojos • ARCO 2006: Las propuestas de nuestros críticos • El Cultural

By PILAR RIBAL • September 2, 2006

Santiago Picatoste (1971) es uno de los artistas más estimulantes de su generación. Irrumpió en el panorama artístico como pintor, pero enseguida descubrió su vocación multidisciplinar, ampliando su trabajo a la escultura, el vídeo y la fotografía. Su interpretación de la pintura como un paisaje abierto en el que se desarrolla, con ambición innovadora, un intenso diálogo con la tradición, es un rasgo que cohesiona todo su trabajo. Sus obras nos producen una fuerte “sensación artística” y representan tanto la continuidad de la vía expresionista como del espíritu apropiacionista e híbrido de la postmodernidad. Actualmente prepara su estancia de varios meses en Nueva York y las nuevas propuestas expositivas que le llevarán a París, Praga o Copenhague.

Santiago Picatoste • Volver a los brazos de la naturaleza • Oxígeno

By VANESA SÁNCHEZ • June 1, 2006

Sin más arma que la pintura y sin más argumento simbólico que un motivo, la flor, Santiago Picatoste destila sus inquietudes por el alejamiento del hombre contemporáneo de la naturaleza. Ésta, cada vez más ausente en nuestros paisajes urbanos, donde sólo resta en reductos “embotellados”, es recuperada por el pintor en forma de flores urbanas de remoto origen “graffitero”. Toda una reflexión en forma pictórica que podrá visitarse en la muestra Trans-Surrounding hasta el 8 de julio en Senda-España.

Santiago Picatoste • Naturaleza en Persona • IN PALMA

Por IVAN TERRASA • October 4, 2005 

Capas de información y pintura hasta llegar a un orden en el que la Naturaleza del hombre y su obra se hermanan bajo la batuta de Brahms. 

Billete del caos al equilibrio perfecto. Este es el viaje que emprende cada tarde Santiago Picatoste (Palma, 19-IX-1971) desde su estudio en la calle Colón de Madrid hacia las galerías y colecciones más importantes de media Europa. En el Estudio Rojo del Centro Cultural de Andratx, donde ha trabajado este verano, Picatoste abre su mundo de flores baudelerianas al Universo en el que cada mañana se siente otra vez nacer. 

Desde hace tres años vives en Madrid. ¿De qué modo ha influido cambiar de ciudad en tu trabajo? 
Lo fundamental ha sido la llegada del color a mi obra. Mallorca, donde llevaba treinta años, se me había hecho muy cómoda. Al salir he roto el huevo. Madrid es hostil, hay otra vibración en sus esquinas. Eso puede nutrir o destruir la obra. En mi caso, la nutre. 

¿Qué papel crees que juegas en el actual negocio del arte? 
Sé que el arte es un negocio y que hay negocio en el arte, pero eso no me interesa demasiado. A mí lo que me importa es que mi obra vaya saliendo del estudio. 

Cuando nos conocimos en Madrid, hace tres años, dijiste que el artista bohemio de la calle había muerto. ¿Qué tipo de artista eres tú? 
Estoy a caballo entre la pasión por los grabados de Goya y los dibujos de Picasso, y la adoración por el dripping de Pollock, o Motherwell. Pero sobre todo me veo como una persona del siglo veintiuno, como un artista dinámico. 

Que ya ha alcanzado su voz propia, una voz “picatostiana”… 
Ese ícono es fruto de la coherencia en la línea de trabajo acompañada del ansia por seguir evolucionando. Es como tener el cimiento de la casa y cambiar constantemente la decoración. Dinamismo y, sobre todo, contraste, algo fundamental en mi obra: contraste de matices, texturas, opacidades, luz. “No importa lo que hagas, sino como lo representes”, a partir de ahí he podido entender muchas formas de interpretar la plástica. Mis cuadros son la constante metamorfosis de mi propia naturaleza, que concibo como a un personaje. 

¿Cómo es la relación con tu galerista, Xavier Fiol? 
Tenemos una gran compenetración y la suerte de ser amigos. Trabajo cómodo con él porque sé que va a apreciar lo que le muestro. Para mí eso es fundamental. Además me está moviendo por ferias y galerías muy importantes de España y Europa, algo que le agradezco mucho. 

¿Te inquieta llegar a acomodarte con tu obra? 
Dejar Mallorca, moverme, me ha venido bien. Planeo iniciar pronto una aventura en Nueva York porque sé que le sentará muy bien a mi pintura. Me veo en Manhattan creando obras muy impactantes. 

¿Dónde sientes que estás hoy? 
Me siento en comunión directa con mi obra, existe un pasillo directo en el que ella está en un extremo y yo en el otro, una especie de feedback sin muebles de por medio, por el que podemos pasear y hablar los dos sin ningún obstáculo. 

¿Sin sentir soledad? 
Pintar es para mí como desayunar, me da igual que haya una o veinte personas. Prefiero que nadie me vea porque no me interesa que la gente sepa cómo pinto. Eso sí: necesito escuchar música. Sólo cuando estoy apunto de terminar el cuadro, o pongo música clásica o quito la música. 

¿Y cuándo sabes que el cuadro está terminado? 
No lo sé, sólo sé cuándo está apunto de terminar. Entonces mi cabeza necesita estar dos días sin que nadie me moleste, y lo acabo en una hora. Me pongo a Verdi o a Brahms, me separo del lienzo a una distancia apropiada, me imagino como un visitante más en un museo. Y ahí es cuando el cuadro me revela todo lo que ha pasado: qué le sobra, qué le falta, por dónde va.

SANTIAGO PICATOSTE "New paintings" • Galería Asbaek, Copenhague

FEBRUARY 14, 2003

El artista mallorquín Santiago Picatoste (Palma, 1971) expone actualmente y hasta el 6 de octubre en la.

Dentro de su línea grafista en la que lleva trabajando el motivo floral desde hace varios años, presenta en esta ocasión una obra más depurada. La forma se diluye e el blanco de la tela y el color va perdiendo presencia. La color se descompone expandiéndose por la tela como si le goteo se tratara. Un juego entre lo nítido y lo brumoso, lo limpio y lo sucio, un binomio que se aleja de las referencias más grafistas para expandirse fuera de la tela.

A caballo entre Nueva York y Madrid, Picatoste disgrega el contorno en la superficie en un acto de expansión y de unión de materiales que parece transgredir más allá de su línea figurativa para entrar en la total abstracción. La transformación de la flor se dirige hacia la unión total de la luz, la forma y el color.

 

 

Untitled.

Untitled.